sábado, 18 de abril de 2009

LA VISITA DEL RENCOR (1964)



CUANDO EL SILENCIO ES CULPABLE

Película dirigida por Bernhard Wicki, aquel directo alemán que dirigió esa gran película llamada El puente (Die Brücke), la historia trascurre en un pueblo alemán, en donde al pueblo regresa una mujer llamada Karla (Ingrid Bergman), que fue prácticamente expulsada del pueblo, cuando estaba embarazada, ocasionado al muerte de su hija al nacer, por lo que se vengara de todos aquellos que le hicieron daño, y de uno en especial, Serge Millar (Anthony Quinn), que era el padre de la niña que murió, que permitió de manera directa la injusticia hacia ella.

La película es un juego psicológico al que es sometido Serge, ya que ahora Karla es una mujer poderosa y millonaria, y pondrá a todo el pueblo en contra de este, llevando a situaciones extremas, que lleva al protagonista al borde de la locura, todos los que consideraba sus amigos le dan la espalda.

La forma como es llevada la historia es de manera correcta, y con mucho oficio, creando una sensación de angustia ante lo que va a pasar, e intriga ante las verdaderas intenciones que tiene Karla, que se van develar al final, siendo justamente el final el punto fuerte de la película, dando coherencia y fuerza a todo lo acontecido.

Cabe destacar además de la dirección de Wicki, las interpretaciones de Ingrid Bergman, Anthony Quinn y Valentina Cortese, hacen una labor excelente, aunque el que sobresale es Quinn, tal vez la interpretación de Bergman un tanto teatral, debido al personaje que interpretaba que había perdido la inocencia, la fe en las personas, mostrando un persona alejada de los demás y de sus sentimiento, con algo de compasión a una chica a la que siente como su hija.

No hay comentarios:

Publicar un comentario